“Cada nuevo invento tiene su origen en Dios para apresurar el día del Señor” (Fundamentals of Christian Education, pág. 409).

La preocupación del Depto. de Radio de los campos de la Unión Sur del Brasil ha consistido en lograr que el mensaje predicado al pueblo mediante la radio sea cada vez más extenso y tenga resultados más positivos. Para cumplir este propósito se ha dedicado a reunir las fuerzas de la iglesia para obtener un mejor aprovechamiento en la cosecha de almas.

Uniendo Las Fuerzas Para Evangelizar

En 1960 se planeó una activa campaña en favor del programa La Voz de la Esperanza en diversas ciudades del campo de la Unión Sur del Brasil, y especialmente en las capitales:

Puerto Alegre, Curitiba y San Pablo. Miles de invitaciones, anuncios y carteles se ofrecieron al público mediante la prensa, la radio, vehículos, aviones, y por los animosos obreros y miembros de la iglesia, en las calles, las fábricas y los lugares de aglomeración, y de manera especial en los hogares. Se invitó a todos a oír el gran mensaje predicado por la radio.

Los resultados han sido muy animadores, porque no sólo aumentó el número de oyentes y de inscriptos en la Escuela Radio postal, sino que muchas familias entraron en la iglesia. Los hermanos prosiguen visitando los hogares e inscribiendo a los simpatizantes para recibir estudios bíblicos.

Predicación En Casa Verde

En la ciudad de San Pablo, las 60 iglesias y grupos distribuyeron 500.000 invitaciones a sintonizar La Voz de la Esperanza. Después de esto se planeó una serie de conferencias en el populoso barrio de Casa Verde, que estarían a cargo del pastor Alcides Campolongo. Tres sábados antes de iniciar la serie, un grupo de hermanos de varias iglesias se reunió en la sala del grupito de Casa Verde, y juntamente con los obreros, distribuyeron en el vecindario 30.000 invitaciones con el programa y el horario de La Voz de la Esperanza. Dos veces distribuyeron la misma invitación, y el tercer sábado llevaron una invitación para la primera conferencia que debía iniciarse el 28 de agosto de 1960. El salón se llenó. Hubo un gran interés. Los niños fueron llevados a otra dependencia y quedaron a cargo de la Hna. Campolongo, esposa del evangelista, con la colaboración de las hermanas Dorita Félix, Leonor Trivelato y Nair F. Negrao, esposas de los instructores bíblicos. Asistieron regularmente unos 80 niños. En cuanto al salón de los adultos, estuvo siempre repleto. Colaboraron con el pastor Campolongo, los obreros Osvaldo Félix, Abel Trivelato, Benedicto Fontoura, Wilma Valente y Ester Prado.

En la octava conferencia se introdujo la parte inicial y final del programa La Voz de la Esperanza, y cada vez se lo relacionó más con las conferencias. En la décima reunión se planeó que el orador de La Voz de la Esperanza hablase al pueblo. Sólo entonces se identificó plenamente a este programa con las conferencias públicas, porque esta vez la invitación llevaba el nombre del orador del programa radial y decía que éste hablaría al público en el salón de conferencias. Cuando el pastor Roberto Rabello preguntó cuántos de los presentes eran oyentes de La Voz, casi la totalidad levantó la mano. Por lo menos de 80% a 90% eran oyentes del programa radial. ¡Y las conferencias continuaron animadas!

Mayor Estabilidad Y Mas Frutos

Al preguntarles a los instructores bíblicos, que tenían más de 400 direcciones, cuál era la actitud de los interesados de estas conferencias en comparación con los interesados de otras series no identificadas con La Voz de la Esperanza, tuvimos la siguiente respuesta: “En este plan, desde el principio se relacionó al simpatizante con La Voz de la Esperanza y la conferencia.

“En otras series, los asistentes quedaban en expectativa, sin saber de qué procedencia eran las conferencias, hasta que se las identificaba con el movimiento adventista. Esto despertaba ansiedad y preocupación en los oyentes, y hacía más difícil la decisión”.

Los obreros añadieron que podían trabajar en un ambiente de confianza, y que el nuevo plan favorecía la asistencia a las conferencias y aumentaba las decisiones por la verdad.

Los instructores bíblicos en ciertos momentos trabajaron desde las ocho de la mañana hasta las once de la noche; tanto era el interés manifestado por los simpatizantes. El evangelista llevó a cabo tres conferencias por semana, mientras atendía los departamentos de Radio, Relaciones Públicas y Temperancia, como director de ellos.

Aprovechando La Obra Médica

Después de presentar los temas sobre temperancia, el evangelista invitó al Dr. Ajax Silveira, anciano de iglesia, para atender consultas y dar consejos acerca del tabaquismo y el alcoholismo.

La hora de atención al público se fijó los domingos de 15.00 a 19.00; incluso se distribuyeron medicamentos gratuitos conseguidos en los laboratorios por los obreros.

La esposa del evangelista dio una serie de clases acerca de arte culinario y alimentación racional.

135 En El Primer Bautismo De La Serie

Este fué el mayor bautismo de una serie llevado a cabo en el Brasil. Hay todavía más de 40 personas que esperan el próximo servicio bautismal.

Al cabo de ocho meses de conferencias se efectuó el primer bautismo, el B de abril de 1961, en el que 135 almas fueron sepultadas en las aguas por seis pastores en la Iglesia Central de San Pablo. Se alquilaron tres ómnibus y otros vehículos para transportar a los candidatos y los simpatizantes desde Casa Verde hasta la iglesia. El templo estaba repleto con 1.200 personas, las cuales presenciaron, al son de órgano, cuartetos y coros, la conmovedora escena del gran bautismo. El pastor Moisés S. Nigri predicó el sermón bautismal. Asistieron, además, el pastor Osvaldo R. Azevedo, de la Asociación Paulista; el pastor Sigfrido Kiimpel, director de Teología del Instituto Adventista de Enseñanza, quien dirigió palabras de ánimo a los bautizados, invitándolos a ser fieles en la lucha por Cristo y su verdad; el pastor Juan Linhares, profesor del Instituto Adventista de Enseñanza, y numerosos pastores de diversos distritos de la capital.

Hechos Curiosos

1. Los más ancianos del grupo: la Hna. Ana Gomes Texeira, de 84 años, y el Hno. Roque Batista, de 81 años.

2. Los más jóvenes: el Hno. Eldever Carnovalí, de 101 años y la Hna. Ana María Santana, de 11 años, se bautizaron con sus padres.

3. 85 candidatos eran mujeres, y 50 eran hombres. Había 40 jóvenes.

4. Religiones de las que procedían: católicos, 61; pentecostales, 35; presbiterianos, 11; metodistas, 3; bautistas, 3; espiritistas, 5; luteranos, 2; testigos de Jehová, 2; sin religión, 4; hijos de adventistas 9.

Conversión de alcoholistas

Juan Caetano fue bautizado con su esposa y tres hijos. Había sido uno de los alcoholistas más empedernidos de Casa Verde. Cuando bebía, su familia tenía que ir a buscarlo a las tabernas de lo contrario pasaba la noche a la intemperie. En su casa, cuando estaba borracho, no reconocía a sus familiares y los trataba rudamente. Pero después de su conversión llegó a ser un esposo ideal, querido por su esposa e hijos. Jordao G. de Oliveira era otro alcoholista que maltrataba a su esposa. Se habían separado varias veces. Después de una acalorada discusión, le disparó varios tiros, y a raíz de esto estuvieron largo tiempo separados. Más tarde volvieron a vivir juntos, y comenzaron a asistir a las conferencias de Casa Verde. Él y su esposa se bautizaron y ahora viven una nueva vida en Cristo.

La primera escuela sabática celebrada durante las conferencias tuvo la asistencia de 300 personas, entre adultos y niños. El grupo de Casa Verde tenía apenas 30 miembros, incluyendo a los niños. Ahora, la escuela sabática cuenta con 270 miembros.

Grandes Posibilidades Para El Futuro

Esperamos que los evangelistas tengan en cuenta las grandes posibilidades y ventajas que les proporciona el programa de La Voz de la Esperanza en su obra evangelizadora. Pronto llevaremos a cabo otras series de conferencias, en forma diferente, y así podremos ver en los diversos planes seguidos, cómo podrá aprovecharse mejor la obra de la radio en el evangelismo. Dos iglesias atienden a 130 personas en barrios de San Pablo llevándoles las lecciones de la Escuela Radio postal. Esperamos que luego se reúna a estos alumnos para entregarles los certificados en un gran programa, e invitarlos de inmediato a seguir un curso avanzado por medio de una bien planeada clase bíblica. Creemos que este método producirá resultados impresionantes en términos de decisiones por la verdad.

Se planea también la preparación previa de algunas ciudades, invitando al pueblo a oír el programa de La Voz, y al cabo de uno o dos meses visitar nuevamente los hogares para inscribir a los interesados en la Escuela Radio postal. Después de estos contactos realizados por los miembros, se proyecta iniciar una serie de conferencias, invitando al público en general, como hacen los evangelistas, y particularmente a los inscriptos en los cursos de la Escuela Radio postal. Un plan menor consiste en invitar al público (después de una preparación previa) a escuchar a uno de los representantes de La Voz de la Esperanza, en una serie de temas especiales, durante una semana o quince días. Al cabo de ese tiempo se puede llevar a los interesados a la iglesia o dejarlos en el mismo salón a cargo del pastor local.

Exhortación

El espíritu de profecía aconseja a los ministros realizar esfuerzos extraordinarios para atraer la atención de las multitudes. Insta a llevar a cabo acciones que estén fuera del plano de lo común a fin de captar y retener la atención del público. Y también nos dice que la obra de Dios nunca podrá terminarse en la tierra a menos que los hombres y las mujeres que constituyen la iglesia se unan y apoyen los esfuerzos de los ministros y los dirigentes de la misma.

Sobre el autor: Director de Relaciones Públicas de la Unión Sur del Brasil.